Prevención

Prevención

Al tratarse de una enfermedad grave y de difícil tratamiento, es obvio que la prevención es de vital importancia. Existen 2 medidas básicas que son el uso tópico de insecticidas y la vacunación.

De altas medidas profilácticas, como evitar que los perros duerman en el exterior, los paseos crepusculares, los insecticidas ambientales, el uso de mosquiteras, las plantas aromáticas, etc también pueden ayudar en la prevención.

El fármaco mencionado anteriormente, la domperidona (Leisguard ®), también se cree que podría ayudar en la prevención de la leishmaniasis estimulando la inmunidad específica.

Insecticidas
 

Hay numerosos estudios que demuestran que la aplicación tópica en el perro de insecticidas reduce la incidencia de la enfermedad. Los piretroides (especialmente la deltametrina y la permetrina) son los que han demostrado mayor eficacia. Estos se presentan en forma de collares, spot-on y aerosoles.

Los collares de deltametrina (Scalibor®) ha demostrado que reducen en más de un 80% la picadura del flebotomo. La protección se inicia una semana después de la colocación del collar y su efecto dura hasta 34 semanas, por lo tanto cubren toda la estación de presencia del mosquito en Europa (mayo-octubre).

Existen también presentaciones spot-on registradas para prevenir la leishmaniasis. Contienen permetrinas solas o en combinación con otros productos (imidacloprid) (Advantix®). Su efecto protector se inicia rápidamente, después de 24-48 horas de su aplicación. Si se administra cada 3-4 semanas, su efecto protector reduce en un 90% las posibilidades de sufrir